Muchos de nosotros trabajamos duro en lo que hacemos. Nos importa nuestro trabajo. Queremos hacer lo mejor, avanzar en nuestras carreras y seguir apoyando a nuestra familia y a nosotros mismos.
Pero ¿quieres poner en riesgo todo esto al decir algo tonto en tu trabajo? ¡Por supuesto que no!!! Y, aun así, la gente dice cosas aparentemente inofensivas todo el tiempo que inadvertidamente obstaculiza sus carreras y daña la moral de cada persona alrededor de ellos.
Si bien, habrá muchos ejemplos de este tipo, el coach en liderazgo Todd Dewett subrayó cinco de las frases más comunes en su clase de LinkedIn Management Tips.

Cinco frases que nunca debes decir en tu trabajo por el instructor Todd Dewett:

  1. “Ese no es mi trabajo.”
    Cuando: Alguien te pide ayuda que es algo que no está en tu descripción de puesto y es algo que realmente no quieres hacer. En lugar de pasar algo de tiempo ayudando o solamente decir no, dices “ese no es mi trabajo”.
    E inmediatamente te arrepientes.
    Lo que la gente escucha es: “Nada más cumplo con lo que me corresponde.”
    Una mejor opción: Si no tienes tiempo de ayudar a alguien en ese momento, di que no puedes o que puedes hacerlo más tarde. Pero no digas que ese no es tu trabajo ¬– ultimadamente, tu trabajo es ayudar a ganar a la organización, por lo tanto, ayudar en lo que puedas es tu trabajo.
  2. “Eso ya lo habíamos intentado antes.”
    Cuando: Alguien – generalmente, alguien que ha estado en la compañía menos tiempo que tu – sugiere una idea. En lugar de dar el contexto histórico y escucharlo, lo dejas callado con esta frase:
    Lo que la gente escucha es: o “No quiero esforzarme en eso” o “Yo sé todo y tú no sabes nada”, ninguno de los cuáles es particularmente bueno.
    Una mejor opción: Escúchalos. Quizá lo que se había propuesto no se había desarrollado de la mejor manera. Entonces deja que la experiencia del pasado te ayude a dar el siguiente paso, pero toma en cuenta que siempre hay lugar para una nueva propuesta.
  3. “No hay presupuesto para eso.”
    Cuando: Una persona tiene una idea que realmente les apasiona. Similar al último ejemplo, en lugar de escucharla y medir el beneficio, la callas diciendo que no hay dinero.
    Lo que la gente escucha es: “Mantén tu cabeza abajo y haz lo que debes.”
    Una mejor opción: Grandes ideas deben promoverse, o quizás haya una manera de hacerlo con un presupuesto mínimo. Pero eliminar cada idea nueva con “no hay presupuesto para eso” es una manera acertada de minimizar la creatividad de tu equipo.
  4. “Te lo dije.”
    Cuando: Un colega tiene una idea, tú dices que es una mala idea, y la ponen en práctica. Fracasan. Por si fuera poco, tu comentario culmina con todo esto.
    Lo que la gente escucha es: “Yo estaba en contra de eso.”
    Una mejor opción: “Te lo dije” nunca ha ayudado a nadie, y la persona seguramente se da cuenta de esto de cualquier forma. Una mejor opción aquí es simple – el silencio.
  5. “Eso no está dentro del procedimiento.”
    Cuando: Alguien tiene una idea que no va con el estándar de cómo la compañía ha hecho las cosas.
    Lo que la gente escucha es: “Aquí las cosas se hacen solo así.”
    Una mejor opción: La mayoría de las reglas no son absolutas, si un procedimiento está bloqueando el progreso, cámbialo. Adherirse ciegamente a la forma en que las cosas se han hecho siempre destruye la innovación.
    Pensamiento final
    El éxito de tu carrera depende de que tan bien interactúes con otras personas. Aun y cuando estés haciendo bien tu trabajo, si tu actitud es mediocre sin la intención o estás haciendo sentir mal a otros, tu carrera va a sufrir.
    Por supuesto, nadie hace esto a propósito, pero estas frases pueden causarlo por accidente. En lugar de, evita estas frases, y deja que tu buen trabajo sea lo que la gente recuerde de ti.
    Paul Petrone